Carta 3 a Gioia

Carta a Gioia N°3 (Oct. Sem 3, 2014)

Querida Gioia:

He decidido que esta semana no sólo será Chopin, sino también Rachmaninov. ¿Las razones? Meramente prácticas: no tengo mucho en el repertorio de Chopin y suficiente en el de Rachmaninov, además que mientras Chopin era un melancólico a veces tristón, Rachmaninov era apasionado y casi que desesperado. Tú y yo sabemos que se aprende más de la desesperación y la pasión antes que de la melancolía. La melancolía te inspira para una poesía muy sentida pero la desesperación, bueno… a veces hay que pasar por allí para saber de lo que realmente seríamos capaces y en quién realmente podemos confiar. Rachmaninov, en todo caso, lo hace a uno pisar más profundo que Chopin y eso es exactamente lo que yo necesitaré de aquí en adelante… ir a lo profundo y descubrir qué tanto soy capaz de dar.

Te comento, muy brevemente, que ya por fin tengo internet, al menos en el celular. ¡Vaya! Qué estrés el exceso de comunicación o la falta de ella. Hasta las once de la noche chateando con gente en Venezuela, en Irlanda y aquí mismo en Alemania. Y eso que mis amigos en Londres no me atendieron, porque están en una boda a la que fui invitada, pero como no tengo dinero ni ropa y ni siquiera puedo salir de Cottbus porque todavía no soy estudiante y no tengo el ticket de los trenes, pues, obviamente no pude ir. L

Yo jamás he estado en Londres, pero quien me ha visto y quién me ve… Quizá luego consiga un vuelo barato y como puedo llegar gratis a Berlín, o al menos podré cuando por fin sea estudiante, entonces ¿quién sabe? Quizás hasta pueda ir y conocer Londres antes de que mis amigos se devuelvan a la encantadora ciudad de Caracas, donde al menos tenemos al Ávila.

Pero más allá de hablar de filosofía de la música o de planes de viaje que todavía no se pueden concretar, te hablaré de la semana Chopin-Rachmaninov. Todo se condensa en el concierto para piano N°2 del ruso. Lo escuché por primera vez con Ulises en el aula magna de mi antigua universidad, la UCV, y luego hasta compramos la grabación de ese concierto donde estuvimos (la misma orquesta lo vende tiempo después) porque Ulises estuvo por años enamorado de Gabriela Montero, la pianista, y yo, bueno… yo me entusiasmé con Rachmaninov, y al final le regalé el video a Lourdes. La pieza en sí es lo más parecido a una montaña rusa en el siglo XIX. Te lo puedo ilustrar con extractos de lo que va siendo la semana, en vista de que hoy es jueves, y aún no termina. Un día como hoy, por ejemplo:

“Llegas a casa a las 10pm, luego de haber tenido en el día nueve horas de clases; pudiste asistir a la cita con el amable señor del seguro médico que te cobrará más del sueldo mínimo de un venezolano cualquiera sólo porque la ley alemana lo exige, pero no pudiste ir a la cita con el administrador de la residencia, con quien debes firmar unas cosas, porque las clases de la sesión de la mañana se alargaron hasta la 1pm, sin descanso. Luego de clases y más clases te fuiste al salón del reino para la reunión, en alemán, y luego de la reunión vuelves a casa, con lluvia fría y con mucho más frío porque se te quedó la chaqueta, y con ese frío has caminado 20 minutos desde donde te dejó el bus. Y al llegar lo primero que haces es poner el concierto de Rachmaninov mientras comes yogourt con granola porque, obviamente, no has cenado.

Y mientras te escribo, aparte del sueño terrible que tengo y del cansancio y del frío, voy pensando: “Tengo que leerme otras quince páginas de una convención internacional para mañana! Bienvenida a la Universidad de nuevo! (el signo de exclamación no representa emoción)”

Un día como ayer:

“hoy por fin me dieron mi carnet de la uni: happy happy, joy joy, happy happy, joy joy…. J!!!!!

He aquí el detalle, Gioia: uno se enchufa como estudiante en una universidad alemana y obligatoriamente tiene que tener una sesión en el sistema computarizado de la universidad, y eso sólo lo dan cuando tienes el carnet. Y la sesión es súper importante porque sólo así puedes acceder a la biblioteca, puedes solicitar libros, descargar el material para estudiar y comunicarte con los profesores y eso. Y hasta documentos como la constancia de estudios, o las notas, cosas que antes yo debía solicitar al departamento de control de estudios de mi antigua universidad y esperar unos días hábiles a que me lo dieran con sello y firma, aquí lo sacas vía internet en un cuarto especial que te imprime dichas constancias, una vez que entraste a tu sesión particular, claro está. ¡Y listo! Ese tipo de documentos en Alemania no necesitan sello ni firma; a menos que sea para algo muy puntual. Así que sólo se es estudiante cuando recibes el carnet y con el mismo el ticket semestral (ya pago dentro de la matrícula) válidos para los trenes y todo el sistema de transporte público. O sea: por fin dejo de pagar los pasajes, porque sólo muestro mi carnet y viajo “gratis” en los buses. Happy happy joy joy (musiquita)….”

El horario de esta  semana es horrible. Todos los días  hasta las 6pm y el sábado hasta la 1pm.
Nota  interesante: Tanto la coordinadora de mi maestría como el director del  departamento de doctorado de la misma y otros profesores comen en el comedor  universitario como todos los estudiantes, y con ellos en sus mismas mesas.  Eso refleja algo de humildad de los profesores alemanes.
Otra nota: Leyendo  un artículo horrible sobre globalización visto como hibridización (el término  no existe en español) mientras escucho las variaciones sobre un tema de  Paganini de Rachmaninov. Me duele la cabeza, pero el piano es sublime. Palabras  que ni siquiera aparecen en mi diccionario de Simon and Schuster:  creolization, prelapsian, mimicry, trope, interstices. Ok, sigo leyendo… No  tengo manera de buscarlos en la internet.
Mi quinta reunión en  alemán en el salón del reino y ya me atrevo a dar una respuesta. ¡Más fino!  La hermana a mi lado me dice: “Muy bien, todo se entendió”. Además aprendí la  frase: “die Zeit ist um”. O sea, “se acabó el tiempo”… Si uno se pone a  pensarlo, el tiempo nunca se acaba, sino es uno el que se acaba, o sea… envejece.  Triste, como diría Hans.
Parte de mi clase  del lunes: Cómo hacer lecturas críticas y probar la autenticidad,  verificabilidad y confiabilidad de las fuentes que consultamos y de los  autores que leemos. Todo esto me hace recordar mis dos semestres de  investigación documental de la Escuela de Historia en la UCV, cuando yo solía  ser inocente.
Clase sobre la  convención del patrimonio de la humanidad de las naciones unidas de 1972, bla  bla bla… Y mientras tanto chateo con alguien en español (más bla bla bla, en  inglés) y voy leyendo los reportes en el Facebook de otro estudiante que  planifica una cena vegetariana de bienvenida para nosotros… ¡So cool!  El Chino no me castigará en absoluto! Oh, esto es demasiado tierno: un hermano que repara  bicicletas me va a armar una bicicleta para mí con partes de aquí y allá que  está reuniendo; dijo que me la regalaría, que es demasiado importante en esta  ciudad andar en bicicleta, y las mujeres hasta salen a predicar en bicicleta  y manejan con sus faldas largas… Es demasiado, demasiado lindo! Ohhh, Quien  me ha visto y quién me ve… predicando en bicicleta como solían hacer los  estudiantes de la Biblia en los años 30!
  Mi  hijo quiere escribir una novela con un tema apocalíptico. Ante eso sólo puedo  comentar dos cosas: 1) se parece a mí, el pobre. 2) Demasiado Spielberg y  demasiado darle vuelta al tema de la Guerra de las galaxias.  
 

 

Uli me ha reportado que el Bucare que sembré está  creciendo y muy bonito. Wow! He sembrado un árbol y vive… Eso me hace sentir  feliz

 

Querida Gioia, he escuchado el concierto de Rachmaninov más de 20 veces; a veces se termina y lo vuelvo a poner, y termina y luego, como tengo varias grabaciones del concierto, se reproduce de nuevo por tercera vez, y no lo puedo cambiar… Leyendo la biografía de Rachmaninov me doy cuenta de por qué lo entiendo tanto. Su padre lo abandonó, en cierto momento de su vida fue mal estudiante hasta el punto de falsificar sus notas, pero se arrepintió, y el fracaso de su primera sinfonía lo hizo caer en depresión. Tuvo que recibir ayuda terapéutica y ya a sus cuarenta y tantos años se fue de inmigrante sin dinero ni posesiones a Estados Unidos por culpa de la malvada revolución rusa. Tuvo una vida difícil en muchos aspectos, aunque también con mucho éxito en otros, éxitos que me imagino que en su tiempo no fueron tan apreciados como lo son ahora; rara vez un artista es bien apreciado durante el tiempo en el que vive.

Pero lo importante, Gioia, es que Rachmaninov no se quedaba quieto; no podía componer, entonces dirigía orquestas; no tenía contrato para dirigir orquestas, entonces hacía de intérprete y daba conciertos tocando lo que otros habían compuesto antes que él… ¡Feliz músico! Ya podía contar con una herencia magnífica que le habían dejado los otros antes que él. Entiende que Rachmaninov nació en 1873 y para entonces ya habían aparecido y desaparecido todos los genios, excepto Tchaikovsky, quien se murió en 1893 (O sea, hay quienes dicen que se suicidó, pero eso no está comprobado).

Hum… Es una explosión de emociones violentas que luego se calma hasta el grado que sientes que estás flotando en el mar, pero luego llega otra tormenta y sientes que te desbaratas completamente. ¿Alguna vez has escuchado a Rachmaninov, Gioia? No sé si allá en Tailandia tengas acceso al internet, pero si así es, puedes escuchar el concierto para piano n° 2 en Youtube. Dura menos de 40 minutos, así que no te va a quitar mucho tiempo.

Y toda esta reflexión me hace necesariamente justificarme: No deseo que pienses, querida Gioia, que soy una melómana compulsiva adicta a la música… En realidad, durante la semana he tenido días en que soy una persona normal, tan perfectamente normal que no tengo tiempo para escuchar música sino hasta un rato por las noches. Tampoco he tenido tiempo de leer libros! Es más, el último libro que me leí fue el libro del Chino hace más de un mes! Oh nein! Qué triste! Con este asunto de mudarme a estudiar a Alemania hace un buen rato que no puedo leer sino estrictamente lo necesario: la Biblia en español, el resto de la literatura bíblica en alemán y los textos de la Uni desde que empecé clases en inglés. Y Jane recomendándome por Whatsapp que lea a Anthony Trollpe!!! Ja!

He aquí sus palabras: “absolutamente tienes que leer Barchester Towers. Me han salido lágrimas de la risa! Y apenas voy por la pág 51”

Yo quería re-leer por sexta vez mi novela favorita de Jean Webster que no llega a 200 páginas, pero apenas leí diez en el aeropuerto, en uno de los retrasos. Anthony Trollope escribe por novela más de 500 páginas. En pocas palabras: no creo Jane… No, hasta las vacaciones que vienen.

Para finalizar, Gioia, porque tengo mucho sueño, esto de volver a ser estudiante es muy estresante. Y eso que todavía no he comenzado (o debería decir: “continuado”) con mi trabajo de traducción, pero ya pronto también tengo que reportarme con Moisés… Oh nein! Oh nein! Son como que muchas cosas.

Te pido perdón por cargarte con tanto, pues yo sé que nunca has leído a Trollope o a Webster…

Ya no escribo más sino hasta que haya pasado la semana siguiente. Por cierto, será la semana Beethoven. Me voy a morir con la Novena.

P.d. Te envío foto de Rachmaninov. Te envío también la foto de mi primer árbol, que Uli me está cuidando, y una foto mía reciente con un grupo de estudiantes de mi maestría, para que veas como estoy.

Y, por último, te envío los links del concierto para piano N° 2 de Rachmaninov, de la canción de Eric Carmen, basada en el segundo movimiento de ese concierto, y la versión que hace Il Divo, de esa canción.

También Celine Dion hace una versión, por cierto, pero la de ella no me gusta.

Me despido con muuuuuuuucho cariño y con mucho frío

Siempre tuya,

Elea Theodore

Rachmaninov’s concert:

http://www.youtube.com/watch?v=Vna-_bCgb70

Erick Carmen: http://www.youtube.com/watch?v=dWNuUeJwz64

Il divo’s version: http://www.youtube.com/watch?v=EXZ94owHigY

Sergei Rachamaninov

Sergei Rachmaninov

mi arbolito

Mi primer árbol

Welcome Dinner at Gabriel's 15 oct 2013

En la cena de bienvenida de la Maestría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s